Nino es un pinche genio

Nino estudia Medicina en una ciudad provinciana de México. Mide 176 cm y pesa 74 Kg. Escribe cuando le da la gana o cuando algo le molesta, así que puede que parezca que es mamón, arrogante y criticón.

Y de hecho lo es, pero no tanto como parece.
Cosas que me gustaron

zodiacchic:

ZODIACCHIC GIVEAWAY!

My second giveaway is here! This time around I am giving away a Zodiac pocket watch necklace. The necklace displays the symbols of all the zodiac signs and then opens up to show a working clock. 

Rules & Regulations:

On October 26th a winner will be randomly chosen using RANDOM.ORG. Winners will be notified via ask-box by the URL zodiacchic-answers. If I receive no reply within 48 hours an alternate winner will be chosen. Once winner is chosen that person will have to give me full name, address, and e-mail. Good luck!

(via zodiacchic)

Odio tocoqx, son tantas embarazadas, y estamos en Septiembre, y siguen las lunas bonitas de Octubre. Odio tocoqx.

Y lo odio por muchas razones.

1. Están remodelando los quirófanos de mi hospital. Entonces están usando una de las salas de tocoqx como quirófano de Cirugía General y la otra se queda para Ginecología. La sala que usurparon era la sala de expulsión, donde se atienden los partos. Ahora mi sala de expulsión está improvisada en donde era el área de las camas.

2. Es un pinche caos. Ahora todo está en tocoqx. Quirófanos, sala de expulsión, recuperación, camas. Tooooodo. Y con eso hay un amontonadero de camas, camillas, personal, etc.

3. Me desesperan los registros tococardiográficos, me desespera el sólo escucharlos.

4. Me desesperan las multigestas que se están queje y queje, y moviéndose el transductor a las 4 AM para que el interno dormido escuche la alarma y vaya a verlas. Ya les dije que todavía no es hora señoras, el bebé no ha bajado. O sea, como si no supieran lo que es parir, todavía las primigestas se quejan y preguntan porque no saben qué onda, pero señoras con gesta 5 me piden cesárea, sí claro, bien se les dice que se operen desde antes pero nooooo. Y ni las gracias te dan, ahh pero ya salió el bebé y ya se quieren largar, a la próxima que me pregunte que si ya voy a acabar con la episiorrafia le voy a decir que firme su alta voluntaria. Y yo no decido cuándo sale el niño señoras, el niño va salir cuando él quiera salir y cuando pujen como debe ser, de nada les sirve gritar, agarren aire y pujen.

5. Me caga la papelería. Nota de parto, que por cierto no hay tanta necesidad de hacerla porque para eso existe el partograma, nota de recién nacido, certificado de nacimiento, registro para la entrega. Y todo mundo te presiona para terminarla. Escribo rápido señores, la máquina no puede escribir más rápido, las teclas se traban, voy a terminar cuando termine, no voy a terminar más rápido si me presionan, de hecho soy al que más le interesa terminarla para irme a dormir una media hora.

6. No vivo. Duermo en todo mi tiempo libre en mi casa, estoy cansado todo el tiempo y cuando no estoy dormido como.

Anoche tuve una terrible pesadilla, era tán vívida que la recuerdo perfectamente. Una tía mía llegaba golpeada a la casa, y estaba embarazada. La llevamos a una clínica de mi ciudad, que no era tan buena, era como de esos hospitales privados pero no tan buenos ni tan caros, se llamaba Clínica R1. Cabe decir que en esta clínica todos los médicos eran R1’s, y como yo era interno me daban órdenes y me encargaban cosas, había pacientes horribles como niños de 10 años cortados a la mitad, con las dos partes vivas, o sea WTF! Luego me iba de ahí y caminaba hacia mi casa con mi morral, le daba vueltas al morral de lo feliz que estaba y se rompía mi iPad, o sea qué pedooooo.

Cuento los días para salir de aquí, odio este lugar, no sé como estará Cirugía pero odio este lugar.

Indignado, totalmente indignado. Han manchado mi honor con una ofensa terrible el día de hoy.

Se preguntarán qué es lo que me tiene en estado de shock en estos momentos. Será acaso la balacera del TSM? El Papa arremete contra los homosexuales one more time? Hiroshi NO VUELVE a ganar en Pequeños Gigantes?

Pues no. Hoy me negaron A MI!!! la tarjeta de C&A.

Esa tarjeta ha estado encantada dese hace meses porque por una u otra razón no la puedo sacar. La primera fue porque tonto yo no llevaba mi credencial de la Universidad. La siguiente vez sí la llevé pero llevé la “nais” plastificada que aún tan nais no traía mi matrícula. Y ahora llevé la credencial no nais que sí traía mi matrícula.

El problema ahora es que al parecer llamaron a los contactos que les dije y dos no contestaron y en uno sí contestaron pero no se encontraba la persona. Por cierto, solicité la tarjeta ayer, y me dijeron hoy que rechazaban la solicitud. Así que o llamaron en noche de sábado o en la mañana del domingo, algo bastante ESTÚPIDO a mi parecer, obvio que no van a contestar idiotas.

Ah, y resulta que no puedo solicitar la tarjeta de nuevo en 6 meses.

Ustedes se preguntarán: Nino, pues para qué quieres una tarjeta de C&A?

En primer lugar no es por la ropa, que está bastante fellita por cierto, la razón es que yo estoy acostumbrado a pagar mis cositas al contado, así me han educado. Pero eso no es tan bueno que digamos cuando quieres comprar algo grande y lo tienes que hacer a fuerzas a crédito, necesitas un historial crediticio, cosa que no tengo, y pagar al contado todo no me va a ayudar a tenerlo.

Así que me fui indignado tirando pestes por toda la tienda, humillado como si fuera un pinche pobre al que no le pueden conceder una tarjeta de una tienda de ropa.

Y fui a Liverpool, porque había leído en su página web que también daban una tarjeta universitaria. Pero resulta que no tenían el formato de solicitud y mejor querían darme una tarjeta normal, para lo cual necesitaban que tuviera número de seguridad social y que estuviera dado de alta por mi patrón, en este caso el IMSS. Y adivinen qué.

Llevo dos meses trabajando y el IMSS NO ME HA DADO DE ALTA en el IMSS. Bien pueden darme un balazo en un estadio de futbol y no tendría derecho a seguro médico, por la ineptitud de quién sabe quién. Obviamente me atendería en un lugar privado pero en esos casos el patrón se lleva una multota por no haber dado de alta al trabajador. Y por la misma ineptitud de quién sabe quién no me pueden dar una estúpida tarjeta de Liverpool.

Pero bueno, lo que yo pienso es, ponle que en una institución como el IMSS se contrate gente por palanca y no por méritos ni conocimientos. Pero en una empresa privada, no me imagino contratando yo a alguien incompetente, y es fácil, la neta, reconocerlos, desde el currículum hasta en la forma de hablar.

O sea yo no puedo comprar un PSP porque no tengo tarjeta, no puedo comprar un DVD porque no tengo tarjeta, no puedo comprar un Blu-Ray 3D con Teatro en casa porque no tengo tarjeta, no puedo comprar una cámara porque no tengo tarjeta, no puedo comprar un pinche hámster porque no tengo tarjeta.

No mejor yo ya me voy a morir para no andar molestando :(

Pero eso es todo lo que voy a decir. Mañana voy al hospital a ver qué onda con el seguro.

Qué lindo soy, qué bonito soy, cómo me quiero, ahh, ahh.

Hoy no hay nada qué hacer porque mis queridas amigas dras. 08 como les llaman cancelaron una salidilla. Muy mal señoritas he, muy mal.

Hace unos meses estaba taaaaan aburrido que tuve que enlistar cosas en qué entretenerme para no andar pensando en cosas non santas, las cuales son las siguientes:

  • Sembrar plantas (???)
  • Escribir en el blog (lo hago más o menos)
  • Tejer en bastidor (sí se nota que estas actividades me las recomendó una mujer)
  • Hacer figuras de papel
  • Hacer álbum de fotos (o sea, como manualidad)
  • Armar rompecabezas (los rompecabezas me parecían caros en ese momento)
  • Ver cosas qué comprar en Sanborns (esta se me ocurrió a mí jaja)
  • Jugar Mario Party (lo acababa de comprar, ahora puedo decir que todos los Mario Party’s son iguales, no los compren)
  • Ir al cine (lo hago casi cada semana)
  • Ir a eventos culturales (por lástima no hay eventos culturales en esta cochina “metrópoli”, pero si saben de alguno invítenme)
  • Hablarle a varios amigos anteriores (justamente mañana va a haber una reunión aquí en mi casa con viejos compañeros y amigos)
  • Cocinar (esto sí la neta me da weba, pero hubo un tiempo en que sí lo hice, hasta puse las recetas en el blog anterior)
  • Hacer galletas (esto sólo lo hice una vez, para el día del amor y la amistad, salieron más o menos, estaban durillas pero igual se las comieron)
  • Ser voluntario de algo (c’mon, trabajo en el IMSS por un sueldo ínfimo, así que esto ya, sólo me falta entrar a Médicos sin Fronteras)
Lo que más me entretuvo honestamente fue lo de hacer figuras de papel, descargué el papercraft de una pieza algo complicada, pero creo que me salió muy bien, era (es) un gorro de Link (The Legend of Zelda) tamaño natural totalmente usable. Obviamente no hay muchas ocasiones en que pueda usarlo, pero es un orgullo para mí, todo el mundo que lo ha visto lo ha chuleado.
Aquí unas fotos.
A poco no se ve muy nais? Pero más importante, a poco no estoy bien pinche guapo?
Si quieren hacer el suyo pueden ir aquí.

A chingar a su madre todo!

Estos días estaba pensando en ahorrar y ahorrar para qué no sé pero ahorrar lo que me sobrara de dinero y juntar y seguir juntando. Pero mi mamá me salió con que la beca del internado va a ser prácticamente para ella, es decir que si me pagan algo ella ya no me va a dar dinero.

Así que por eso, a chingar a su madre todo. Tal vez no lo parezca, pero yo no gasto mucho que digamos en cosas materiales, siempre me espero a tener el dinero, y justamente como no ahorro mucho que digamos pues no me compro las cosas que quiero. Y ahora con esto, MENOS voy a ahorrar.

Así que mejor voy a hacer uso del crédito, me voy a comprar las cosas que me den mi gana (como ropa, que al parecer ni eso mi madre me puede comprar PORQUE YA ME PAGAN y ella con su trabajo de CFE sin pagar luz no me puede comprar ropa), accesorios, zapatos, etc. Ya me harté de andar en las garras que andaba cuando pesaba 10 kilos más, voy a comprar lo que se me antoje.

Hacer una rutina eso es lo que debo hacer, y además no cuento con historial crediticio así que es buen momento para empezar.

So… Estoy de vacaciones, y no sé qué hacer. Alguien quiere salir conmigo? Jeje.

Bueno, de hecho tengo muchas cosas qué hacer del mundo adulto, como arreglar lo del seguro médico, hacer una cuenta de banco, sacar varias tarjetillas… Pero nada divertido.

Justo cuando salí de vacaciones, el sábado, quise ir a un bar y me dio diarrea, qué onda con eso. Lo pior es que no logro encontrar la causa, no comí nada diarréico y ciertamente siempre suelo comer más o menos saludable, algo que ahora veo es difícil en el internado.

He vuelto a la dieta según yo, y digo según yo porque me ofrecieron tamales y los acepté. Ahora sufro por el remordimiento. No vuelvo a comer algo que no venga en la dieta lo juro. Y mañana de desayunar tocan 30 grs de cereal. Y eso va a ser, sí señor.

Me regalaron un libro hace unos días, ningún médico me había dado un libro antes, así que supongo que estoy feliz, justamente habla del Síndrome Metabólico. Todo un libro para eso, lo merece, casi todos los pacientes que veo en consulta lo tienen, es la enfermedad principal de la que derivan todos los males, así que debería aprenderla. Ya salí de Urgencias y sigue Ginecología y tal vez no tenga oportunidad de estudiar eso de nuevo (bueno sí, en Medicina Interna).

El punto es que debo dejar de comer tanto, o más bien, comer como se debe. Acompáñenme en esta aventura por tener el cuerpo perfecto. Yo sé que quieren ver mi fracaso, así que esto será suficiente para llamar su atención.

Mi guardia creo que es la mejor del hospital, o será que yo no me traumo mucho con los conflictos que puedan haber o no me doy cuenta de los mismos. Nos llevamos bien, comemos juntos, vemos la tele, jugamos, vemos películas, perfección.

Pero.

Roncan.

Y somos 6 personas en el cuartito (descanso de MIPs para que se oiga nais). Sé que a algunos les vale madre, weyes con sueño profundo. Pero yo no me puedo quedar dormido por completo porque sé que me van a llamar, a webo que me van a llamar en la noche por algún wey que se le ocurrió machetear a otro a las 4 AM.

Por cierto, ¿por qué siempre las riñas a esas horas? ¿No pueden madrearse más temprano para que me dejen dormir un poco? Si ya le traes ganas al bato que te mira feo, dale de una vez, ese consejo les doy.

Y pues sí, sé que me van a llamar. Pero ayer, ayer fue fantástico. No me llamaron en todo el día. Ni en toda la noche. Pero igual no dormí, por los ronquidos de la cama arriba de mí (literas). El compañero roncaba como si no hubiera mañana, como si fuera la última bocanada de aire de su vida cada 3 segundos, casi le hablaba a una enfermera para que le aspirara las secreciones con una sonda Nélaton (hay que mandar poner una toma de aire). Lo moví, le daba patadas desde abajo. Pero continuó, así toda la noche.

Espero nunca roncar, creo que no ronco porque nadie se ha quejado, y en la guardia normalmente quien ronca recibe almohadazos.

Y eso ha pasado, nada muy nuevo por cierto.

En un mundo hospitalario donde los médicos de base sólo se la pasan en el descanso viendo el fut. Donde los de Urgencias no saben hacer nada más que escribir “pasa a piso de Medicina Interna”. Donde tienes que hacer tres notas al día por paciente aunque sean iguales siempre. ¡En este mundo hace falta un héroe!

¡Y ese héroe está aquí! Les presento a…

¡NOTOMAN!

El interno mecanógrafo de Medicina Interna.

Con dedos tan curtidos que podría escribir con una máquina sin teclas, con puro fierrito. Tan experimentado que puede usar cualquier máquina, sin importar la marca o modelo. Tan acostumbrado a la máquina que ya no comete el error de dejar el shift apretado cuando escribe números.

Cuando necesites mecanografíar algo, ya te la sabes, háblale a NOTOMAN. Lo puedes encontrar en la extensión de la sala de máquinas, que hace las veces de su oficina, dormitorio y hasta baño.

Estábamos comiendo y ya había pasado bastante tiempo sin que pasara nada…

Ohh el departamento de Urgencias, las guardias tan impredecibles, las curaciones programadas para las 6 AM, mmm qué delicioso.

Estas guardias me están acabando. Siempre que suena el teléfono es para mí o para el de Cirugía, pero la mayoría de las veces para mí. Aunque hasta todo eso, los doctores y enfermeras me tratan bien. Es cosa de ser amable y con disponibilidad digo yo.

Fíjense que de hecho me gustan las guardias, los pacientes son interesantes, excepto los sábados. Los sábados es cuando más gente llega, y absolutamente todos son iguales. Chocados, atropellados, accidentes automovilísticos, riñas, todos alcoholizados. Es lo que te da coraje, la gente es muy muy pendeja (o yo soy un pinche genio), porque ellos mismos se lo buscan, el paciente es típico. Un wey que anda ebrio, en moto, sin casco, en sandalias, en periférico, a exceso de velocidad. Es obvio lo que te va a pasar, lo estás pidiendo.

Y se quejan, porque están borrachos, y se quieren ir, y no se dejan tratar. Qué coraje la neta.

La guardia del sábado es horrible sí señor, no dormí absolutamente nada, hasta me quedé un rato más de mi horario aunque ya hubiera llegado el relevo, para dormir un poco porque me daba miedo quedarme dormido al volante. Era sutura, tras sutura, tras sutura de accidentes. Pero el colmo fue a las 5 AM. Llega una señora con una herida en el dedo que se necesita suturar, ¿Cómo se cortó? Lavando los trastes. ¡Lavando los trastes a las 5 AM! Casi se la rayo, pero pues no se compara con los idiotas de los que ya hablé, este fue un simple accidente sin deberla ni temerla.

Ahora que lo pienso me gusta suturar, puedes platicar con los pacientes para calmarlos y te relajas a la vez (excepto en los borrachos), me agrada hacerlo por eso. Además, como que yo tengo una fijación por ver a la gente sufrir por ese tipo de cosas, lo disfruto un poco. Claro sólo por esas cosas pequeñas, no me da gusto un traumatismo craneoencefálico grave para que no empiecen. Pero cuando un niño llega todo feliz presumiendo que casi no le duele su fractura no expuesta de cúbito, y empieza a llorar cuando se la reducen ahí mismo, no puedo evitar sonreír. O cuando un chavo de 16 años llega con una herida en la ceja y empieza a quejarse por la anestesia de la sutura también me produce cierto placer. Todo tus humos se te bajan cuando te suturan, no eres de ninguna clase, sexo, ni religión, todo tu dinero no importa, bajo la sutura eres un simple mortal más (y no les cuento de las sondas Foley y nasogástricas). Placer. ¿Por qué será?

Mañana no hay guardia. Pero sí el día siguiente. La historia de mi nueva vida.